Las aguas Minero-Medicinales con aplicación terapéutica fundamentadas en evidencias médicas y contrastadas por expertos, deben ser reconocidas de forma oficial como Aguas de Utilidad Pública. El carácter saludable de este bien escaso, varía significativamente en función de sus características físico-químicas.